jueves, septiembre 13, 2007

Acertijo




La historia es simple,
no es posible reducirla más:

Hubo una caída
vistiendo los colores del ascenso;
luego
vino la condena
de andar siempre
dejando huellas
salpicadas de otra sangre;
el redoble frío
y cortante
como una ventana
mal cerrada;
y el llamado
atado
a su inseparable respuesta equivocada.

Claro,
es posible
que en este punto
una mujer se haga la tonta
(demostrando así que en verdad es tonta),
y tal vez,
un beso caiga al suelo
para comprobar
que todo cae
redundando
sobre el suelo...

pero aun así,

la historia es simple
como una duna
recostada
sobre la incandescencia interminable;
simple
como un tallo seco
y deshojado;
como el eco cierto
de una palabra
en la simple forma
de pregunta:

Una verdad
que se revela oculta
en la calendaria forma
de acertijo







miércoles, julio 04, 2007

Escolarismo N° 01

Para ser cierto,
este poema,
debería tener
aroma y risas
de crayolas quebrantadas;

y un verde horizonte
en forma
de pizarra,
habitado
por frases pasajeras
y pájaros de tiza;

al profesor Peralta
vistiendo
cuadrícula camisa;

dos lecciones no olvidadas;

y mi carpeta,
a la izquierda de la puerta,

y la campana alegre
del recreo.



Roberto Pável
Jáuregui Zavaleta


jueves, junio 14, 2007

Poesía a Papá




Mi padre
habitaba
algunas veces
el borde de mi cama

Con él
llegaban las gaviotas
o dos o tres ballenas
y
nos perdíamos más allá
de los presentes

Mi padre
callaba su sonrisa
los días oscuros
y tenía de columna
de rompiente
de farol

Se encendía un cigarro
para navegar entre cien mil tazas de café
abría un libro y se iba lejos

volvía luego con más gaviotas
con que alumbrar las tardes
de los días nuevos
a las seis


Roberto Pável
Jáuregui Zavaleta



martes, mayo 22, 2007

Búsqueda




He buscado a Dios,
incontables veces
sin querer hallarle
realmente;

Acostumbrado a ser vestido de tardío
me debo haber cruzado con sus pasos,
como en un fallido acto de trapecio;
en cada salón
en que he presumido
mi calzado.

Maestro en el arte
de pretéritas palabras;
y del partir antes de tiempo;
y del quebrar la imaginaria arquitectura
del silencio

(Silencios gigantes, como catedrales
o delicados,
como los cerrados ojos
de un durmiente)

He buscado
en verdad
sin buscar...
y sigo siendo el mismo de siempre:

En mi negligente andar
del día a día,
he amado rostros
sin que eso signifique nada;

y me he detenido
en alguna esquina
a esperar el autobús,
mientras era rebazado
por la constante prisa
de las horas...

En consecuencia;
he buscado poco
sin haber hallado,
esperando
tal vez absurdamente,
que un día cualquiera
Dios me halle
sin buscarle.

Roberto Pável
Jáuregui Zavaleta



Encrucijada...




(...)
dulces y silentes
son los débiles adioses
las despedidas son así
el día se va
...nos deja

(...)


DE: "Tratado de la Ignorancia"

Roberto Pável
Jáuregui Zavaleta



Afecto




Consiste el pensamiento
en incontables mediciones,
en días de número vestidos;
en una relación de veredas;
en la exacta ecuación
de los afectos.

¿Qué es la tarde
desplazada en un recuerdo?

Una proporción de rojo
sobre el suelo

¿Y la insomne noche?
un simple cero
en tinta negra;

526 por dos veces 400
probablemente sea
un deseo no correspondido;


y el uno negro
al centro de la página:

una calle despoblada,
un árbol muerto,
o la proporción exacta
del propio miedo



Roberto Pável
Jáuregui Zavaleta


domingo, mayo 20, 2007

Distancia


Después del sol
supe más respecto a la distancia

Supe por ejemplo
que lo cercano no depende de adioses
derramados en enero
ni de los innumerables puntos de los planos
ni del espacio insospechable
habitando entre uno y otro brazo

Supe también
Que siempre estaría el infinito
asegurándonos la identidad más distraída

Que uno simplemente sube
a su escondite de caminante atareado
cuando sin saber
una voz te clava un “hola”
por el pecho

Entonces alguien nos ha tocado la distancia
sin querer

y

Debe haber algo de amor
entre las horas
retornando
lo perdido

Roberto Pável Jáuregui Zavaleta

viernes, enero 26, 2007

Voz







Tengo
una voz
gris

con ella canto
algunas veces
o me fabrico
un enemigo

también
con ella
me percato
del engaño de los días
(todos tan iguales)
en todos yo camino
con mi traje
de cosecha

a veces
al fin
creo
que mi voz no es sólo mía
más de uno debe estar tirando de mis cuerdas
pero
al fin me convenzo

mi voz
no siempre es gris
a veces
también
es gris


Pável

martes, diciembre 12, 2006

Speach






decir que sobrevive el otoño
a las ventanas

que la calle
está poblada
de árboles que prosan

que la gente pasa
cual mañana calendaria
y que caen las palabras
como las simples hojas

decir para no ser vencidos
de la elipsis

para que nos bendiga
silbante sombra
de palmeras

para no quedar cubiertos
por el polvo
y no vestir otro espejismo
de sablazos y banderas

y para no estar
para liberarse al fin del verbo

para sepultar entre palabras
lo que no debe nombrarse
todavía

y no creer al fuego
ni a la gris venganza
y al fin marcharse
con el viento



Pável

viernes, noviembre 10, 2006

Gris





Por escribir
escribo
y escribiendo
lo que digo
resulto diciendo:

Es azul el cielo
el azul es cielo
azul cielo es él

Si por decir
dijera
desdiciendo mis decires
que no es azul
el azul del cielo
ni es cielo lo azul
de él
sería cierto
entonces
que por escribir
escribo
sobre el azul del cielo
sin que tal
cielo sea cielo
ni el azul azul
pues sabemos todos
según veo
que es gris
y no azul
el azulado cielo


Roberto Pável

miércoles, septiembre 27, 2006

DE: Tratados.- Fraternal




¡Ah!, mi izquierdo
amigo retazo de pizarra

Hoy te he visto simple
sentado en nuestra propia capa
de cortezas

Bloque ondulante
brazo de mi brazo
y paso de mi paso

Hoy visto he
tu suave lado de resplandores espinosos

Ya quisiera cubrirte con una risa
de la oscura hora de las brujas
y las barcas

O mudar en unas hojas
ese incierto asiento tuyo
de aguijones laminados
hermano solo
hermano mío



Pável Jáuregui